Carne bien cara en Bluefields 

Las familias caribeñas consumen en menor medida las carnes rojas en su dieta debido a que su precio no baja

La escasez y variación de precios en las carnes, en la ciudad caribeña de Bluefields, es una de las problemáticas que enfrentan comerciantes locales, muchos de ellos gente del campo quienes llegan a la ciudad desde comunidades lejanas asumiendo costos de traslado de sus productos para ofrecerlos al público general.

“Los precios se mantienen desde 60 a córdobas 80 en adelante la libra de carne, es poco la ganancia, solo nos alcanza para medio comer y seguir trabajando un capital pequeño» refirió Johny Urbina, comerciante local.

Gastos excesivos en traslado de productos  

El grupo de comerciantes y productores de comunidades aledañas vienen a la ciudad a ofertar sus productos a pesar de la escasez y precios altos que obtienen para sus ventas.

“El precio del combustible nos está afectando mucho, tenemos que asumir costos abusivos de dueños de transporte, en nuestro trasladado hemos llegado a pagar hasta 4 mil córdobas para sacar el producto fresco y lograr su venta, estamos siendo golpeados en nuestra economía, no queremos subirle a nuestro producto porque la población está consumiendo poco, necesitamos una salida», mencionó Antonio Suarez, productor costeño. 

Las carnicerías locales mantienen precios altos en este producto de consumo en el hogar, que al igual que muchos de los productos de la canasta básica, experimentan incremento en precios constantemente.

«Yo he optado por eliminar las carnes rojas en la comida que les doy a mis hijos, estamos consumiendo viseras y menudo de pollo, que están un poco más accesible al bolsillo, pero pensar en un bistec o en una carne asada, eso ya pasó a la historia», comenta una ama de casa que hacía compras en el mercadillo.

Leer también BASURA TAPA LOS CANALES DE AGUA Y MANJOLES

Y es que una libra de hígado de res tiene un valor de 30 córdobas, a diferencia de 100 córdobas que puede costar la libra de posta.

«En mi casa somos siete, mis cinco hijos mi esposo y yo, imaginate cuánto tengo que gastar para que en un tiempo de comida los siete comamos carne. Definitivamente ya no es posible, si a eso agregamos lo carísimo que están todos los otros productos para poder hacer la comida. Los tomates, cebolla y chiltoma no bajaron de precio nunca», lamenta otra pobladora de Bluefields.